Me quiso hasta inhalar el pico mi polola!


No olvides dar Like si te gustó!

Fue un fin de semana tranquilo, creo que nos estamos volviendo un poco aburridos pero es que eso de ir a carretear ya se vuelve algo aburrido, una wea fome a la que uno ya se cansa y quiere probar otras cosas, tal vez estar tranquilo en casa sin disturbios, más si es en compañía de una mina como mi polola, quien en cualquier momento puede salir con una cosa así, una sorpresa propias de una minita adicta al pico, habíamos pasado la noche viendo películas de guerra, ella siempre me dice que le excita ver valientes soldados luchando por la paz, aunque haya que emplear la fuerza para ello, a la mañana siguiente desperté con el pico como una bayoneta y ella la frotó, no me dijo nada, solo me la quería masturbar, por lo visto el frío hizo que se le antojara también un poco de mi crema tibia, la pendeja no paró de mamar hasta sacarme todo!


Compartir Tweet