Mi amante solo me pidió unos masajes pero la dejé tan culiada que parecía brocheta de carne


No olvides dar Like si te gustó!

Mi amante es una vecina pero se ha mudado a Concepción así que ya no es propiamente dicho mi vecina pero lo fue por mucho tiempo y siempre le digo así, cuántos recuerdos que tenemos juntos porque también fuimos buenos amigos pero por esas cosas de la vida nos re-encontramos en un supermercado de Santiago y luego de una bonita charla acabamos en mi casa, ella estaba cansada y me pidió que le diera unos masajes pues por su trabajo sufre dolores de columna, todo iba bien pero el deseo se incrementó y tuve la osadía de sacar mi pico sin que se diera cuenta pero cuando le quité la ropa ya le di la culiada tan rica pero tan profunda y dura que la dejé como brocheta de carne, pobrecita la mina pero con ese lindo cuerpo culiar es más que un placer.


Tweet