Tetona se come una pichula en la tranquilidad del campo

14 min
No olvides dar Like si te gustó!

Se trata de Lucie Wilde, nuestra siempre querida Lucie quien quería tener un apacible día en el campo con el pololo, para disfrutar del otoño y el canto de los pajarillos, pero sabemos que esas tetas tienen influencia altamente sexual en Lucie, por eso es que esta chiquilla es tan exigente en el sexo que olvida el emparedado de mermelada de mora que se iba a comer para comerse en su lugar la dura pichula de su amado pololo, la mina chupa y chupa, ni siquiera nos deja saber cómo es que se quedó desnuda, pero así es ella, con su carita dulce y bella es capaz de mamarse incluso dos picos a la vez! 


Tweet