Orgasmo extremo con el puño en la zorra

7 min

Mi mujer antes no era así, cuando nos conocimos e incluso cuando nos casamos siempre tuvimos sexo pero con amor, con mucho cariño, pero pasaron los años y ella empezó a cambiar radicalmente, poco a poco me pedía que le metiera el pico con más fuerza, su culo vio cómo mi pico en sus momentos más duros lo destrozó y ahora tengo que hacerle fisting en la chucha para que ella pueda llegar al orgasmo, le duele pero me pide que no pare  y en efecto viéndola cómo goza, sus gemidos y su vagina bien abierta hacen que no me detenga y siga con el puño y de ser posible el brazo entero en sus cavidades vaginales. 

Compartir Tweetear