Nada más rico que friccionar este culo con mi pichula

6 min

Mi aprendiz de maraca en efecto es mi polola, aunque sé que el riesgo de que todo lo aprendido lo haga con otros no me importa porque quiero disfrutar de su poto al máximo, ¿acaso no es un lindo culo el de esta mina? lo que me gusta más de ella es el choro rosadito que tiene, es más, a ella le encanta que le destroce el clítoris pero como en todo en esta vida merece probar cosas nuevas y por eso la puse encima de mí, ella abrió sus piernas y procedí a enterrarle el pico una y otra vez sin parar como tanto le gusta, después de esta cacha de entrenamiento le di un par más para que se acostumbre a recibir pico con esta pose!

Compartir Tweetear