Le chupé el sapito a mi polola al borde del balcón

12 min
No olvides dar Like si te gustó!

Mi polola es muy valiente, yo le tengo un temor increíble a las alturas, esa noche estábamos en el nuevo departamento de su padre, el viejo tiene plata, pero no estaba en la ciudad porque se fue por negocios a Perú, así que tuvimos todo ese departamento para nosotros solos y en ese momento lo que debí olvidar fue el temor a las alturas y nos fuimos al balcón, ella no paraba de decirme que la vista era hermosa y tenía razón, luego me agarró la pichula y me la empezó a masturbar, nos desnudamos y en ese mismo balcón a pesar de,l fuerte viento y el vértigo le chupé rico el sapo, lo tenía húmedo y me decía que esperaba sentir mucho placer en las alturas, me montó el pico, fue rico, se me quitó el pavor a las atluras esa noche.


Compartir Tweet