La pequeña Kiley Jay terminó sudorosa por tanta verga

9 min
No olvides dar Like si te gustó!

Kiley Jay conoció a un nuevo amigo, mayor que ella y fornido, ella es menudita y de aspecto frágil, pero eso siempre suele ser engañoso porque las más rameras son las que aparentan ser las más virginales, la mina fue llevada a un lugar donde la iba a pasar mejor, con piscina y una cómoda cama para coger rico, la mina se la pasó jugando de un lado a otro hasta que su nuevo macho no pudo más y la tomó de los brazos para abrirle las piernas y sacudirla de un lado a otro por la forma sádica de meterle la pichula, un poco más y la mina sale por los aires a causa de la brutalidad de esa pichula que ella alegremente se devora.


Compartir Tweet