La dejé con el sapito roto después del carrete

8 min
No olvides dar Like si te gustó!

Nos fuimos a carretear como dios manda!, hace tiempo que no salíamos a disfrutar de la vida loca, solo pensábamos en la pega y nada más, pero unos amigos nos animaron a ir con ellos y la pasamos bacán chiquillos, pero mi nena se puso hermosa, como para la ocasión, más hermosa que nunca la perra, con esa lencería que ya estaba polvorienta por el pasar del tiempo y el desuso, pero esa noche la llevaba puesta, llegamos de la parranda y fui directo con la boca a succionarle la chucha, ella no me decía muchas cosas, pero con su mirada era claro que la perra quería más verga, tiene un poto maravilloso, no saben lo rico que es sentirlo chocando con mi zona púbica.


Compartir Tweet