Jada Stevens no pudo rechazar esa propuesta de cacha interracial

11 min
No olvides dar Like si te gustó!

Jada Stevens se aprestaba a empezar a atender el bar de su padre, ella quiere continuar con el negocio y debe aprender sobre cómo funciona todo, hasta que ese día en especial llegaron dos clientes del Congo, magnates con mucha platita... vieron a ese ángel celestial y de buen poto y le ofrecieron al viejo algo de dinero, para que deje que su hija sintiera el poder dedos vergas negras, los tipos fueron pragmáticos, "quieres plata para expandir tu negocio? danos a tu hija que está buena la golfa" le dijeron, Jada estaba ansiosa, no podía esperar más por pico, el viejo aceptó al final y ella disfrutó mucho, dos tulas negras la hicieron gozar mucho, aunque su viejo estuviera viendo cómo su princesa se convertía en una perra golosa.