Una diablita culona que no se cansa de pedir por el culo

La mina es colombiana y se vino a vivir a dos casas de la mía, qué suerte, me encanta su acento caleño, se escucha tan sensual, ella me dice "buenos días vecino" y yo lo entiendo como "ensártame como perra macho mío!" jaja, es que además uno le ve el culo y empieza a alucinar cosas muy ricas, bueno eso fue hace ya varios meses porque ahora ya somos como amigos amorosos, pololeamos un tiempo pero es una de esas relaciones abiertas que pueden traer problemas. Felizmente el único problema para mí es que se pone su lencería de diablita puta y no deja de pedirme que se la meta por el culo, no saben cómo me encanta tomarle fotos, retratar ese voluptuoso culo es lo mejor, tantas noches de placer y hasta ahora tenemos sexo como si fuera la primera.