Nos fuimos unos días al campo y mi amiga terminó así

Gracias a dios mi viejo tiene una casa en el campo, eso me ayuda y siempre me ha ayudado a sentirme relajada de todo el estrés y el ruido de la ciudad, si pudiera viviría en el campo y creo que algún día lo haré, pero bueno esta vez invité con una amiga porque a veces necesito compañía en esa casita, es muy lindo estar sola, pero cuando una está con alguien de confianza es mucho mejor, aunque creo que mi amiga se relajó en exceso porque un día me dijo «tomame fotos en bolas boluda y no parés».

Se empezó a quitar la ropa al puro estilo de las minas de las películas de «noches de clímax», ay dios! sentí que mi concha se ponía húmeda, por suerte me controlé, porque tuve unas ganas bárbaras de comerle el orto a mi amiga, dios mío qué me pasa!!