Mi esposa se disfrazó de monja promiscua

Espero que la sociedad no nos señale por cometer este acto de sacrilegio, es que mi esposa a veces es un poco osada y malcriada, me dij oque le gustó la película de la monja aunque ya han pasado meses del estreno de esa wea fome, yo esperaba que me diera más miedo, pero creo que ahora muchos quieren cogerse monjas!, mi mujer se consiguió este hábito no sé dónde ni cómo pero lo hizo y me dijo que prepare mi tula.

Lo hice y no me decepcionó, de hecho me sorprendí, eso lo tuve que fotografiar, poco a poco ella se iba quitando el hábito y no tenía casi nada debajo salvo una lencería, me dijo «mira cómo me voy convirtiendo en puta», qué noche tan loca por dios!