Estas tetas tienen loco a mi defendido, soy abogada

Cada vez que hablamos sobre su defensa tengo que estarle diciendo al saco de wea que por favor preste atención a lo que digo o terminará sus días en prisión, aunque entiendo que como hombre sienta ese deseo por cogerme, pero bueno hay que ser profesionales y tomar las cosas en serio, ya cuando terminan esas audiencias y sé que tenemos tiempo para hacer nuestras cosas es cuando me tomo estas fotos, me siento como la más puta de la mansión de Playboy y le mando las fotos.

Sé que está pasando por un momento duro, lo único que quiero para él es que lo duro en él sea su pico, además así lo mantengo motivado, ser abogada es un trabajo agotador pero tiene sus recompensas.