Cómo echo de menos la vagina de mi ex polola

Pueden parecer unas simples fotos caseras, pero si supieran lo bien que mueve el culo esta mina, me ha hecho lanzar aullidos tantas noches que a veces sí que la echo mucho de menos, qué suavecito poto tenía, he decidido guardar estas fotos que ella siempre se tomaba cuando estábamos juntos, me decía que le encantaba sentir cómo sus paredes vaginales se abrían cuando le metí el pico y mientras me decía esas cosas se frotaba la chucha.

Cuando se le mojaba la vagina yo solía meter la cara entera aunque la tuviera peluda, la prefería depilada pero si estaba con frondosa cabellera púbica no me importaba, tiene buen culo y seguro sigue igual o mejor, si la veo de nuevo por alguna calle de Santiago, de seguro la invito a tomar algo para recordar.