Esta monjita chupó un pico diabólico y doblado

10 min
No olvides dar Like si te gustó!

Hay monjitas que dejan los hábitos por entregarse a los placeres de la carne, es cierto, todos somos humanos y tienen derecho a rectificarse de sus decisiones, en ese sentido es que vemos a Telari Love, una rusa hermosa, curiosamente con maquillaje propio de minas góticas pero con el clásico hábito de monjita, ella se rindió ante un feligrés por amor, ella trató de evitar enamorarse pero así pasó, lo que vemos aquí es el momento preciso en que ella renuncia totalmente a su vida de fe para comerse con decisión total esa pichula con formar extraña, doblada hacia abajo pero que a ella le gusta, es una pichula exótica para ella. 


Tweet