El primer anal sádico para hermana de mi polola

11 min

Siempre me llevé muy bien con la hermana de mi polola, al principio pensé que la mina tenía pololo pues es tan hermosa la weona que me parece increíble y hasta imposible que una mina potona como ella estuviera sola, pero así pasan las cosas pero ni loco me iba a quedar sin hacer nada, ella se merece también el calor de una pichula musculosa y por eso fui a verla específicamente a ella, aprovechando que mi polola estaba en la pega fui a su casa y seduje a mi hermanita para besarla con cariño, acariciarla ante su mirada de consternación pero cuando saqué mi pico para sodomizarla ella se preparó aunque creo que una mina como ella no está nunca preparada para recibir su primer anal con tanta brutalidad, pero así soy yo, ella al final se refrescó con mi leche fresca y consistente en toda su carita. 

Compartir Tweetear